Crema facial

12.0019.90

Crema hidratante ideal para pieles sensibles (rojeces, dermatitis…) por sus propiedades calmantes y emulgentes, trabaja además en el equilibrio de la secreción de grasa por lo que se aconseja en pieles tendentes al acné y con marcas ya que ayuda a la cicatrización de las mismas.

Crema hidratante de enebro que combina las propiedades antioxidantes, regeneradoras, emolientes, nutritivas e hidratantes de la jojoba y el agua de rosas. Además, gracias a las propiedades del aceite de hueso de albaricoque revitaliza, calma y protege frente a las agresiones externas del día a día (cambios frío-calor, contaminación, etc.). Formulada a base de aceite de sésamo, conocido por su eficacia como filtro solar natural.

Crema facial de jara con una potente combinación de principios activos que flexibilizan y tonifican las células epiteliales y estimulan la síntesis de colágeno y elastina, acelerando la renovación celular y ayudando así a reducir los signos del paso del tiempo, retrasando el envejecimiento prematuro de la piel y el desgaste del cutis. La cera de abejas proporciona propiedades astringentes, emolientes, cicatrizantes, antiinflamatorias, antioxidantes y regeneradoras. Une las propiedades antioxidantes, emolientes, nutritivas e hidratantes de la jojoba y el germen de trigo, con las propiedades regeneradoras de la rosa de mosqueta. Suaviza, nutre e hidrata la piel ejerciendo una acción antiarrugas.

Limpiar
 

Descripción

Aceite Vegetal de Sésamo:

Este aceite de primera presión de las semillas de la planta herbácea Sesamun indicum no sólo tiene propiedades nutritivas y revitalizantes sino también en tratamientos contra la flacidez por sus cualidades reestructurantes e hidratantes, de rápida penetracción a través de la epidermis. Se emplea en cremas solares y pomadas en principio por su propiedad de filtrar los rayos ultravioletas pero evidentemente ayuda a luchar contra el resecamiento de la piel y la suaviza.

Aceite Vegetal de Onagra:

También conocida como Oenothera biennis ayuda a mantener la tersura y suavidad natural de una piel joven. Favorece la regeneración y el crecimiento celular, por lo que es usado por sus propiedades de antienvejecimiento de los tejidos epidérmicos, revitalizando las células envejecidas y dando mayor vitalidad y elasticidad a la piel. Hidratante y regeneradora.

Extracto de Centella Asiática:

Es un potente regenerador de la piel ya que contiene una serie de principios activos que intervienen directamente en la circulación sanguínea y en la reproducción natural del colágeno. Se destaca por el poder vasoconstrictor que posee lo que la convierte en un buen remedio para mejorar la circulación sanguínea.